Así es el proceso de cosecha de la yerba mate

image

¿Sabés cómo llega la yerba a tu mate? Su proceso de cultivo y cosecha esconde algunos de los secretos que brindan sus características y determinan tanto su sabor como consistencia. Te contamos a grandes rasgos todo lo que tenés que saber al respecto.

Para que hoy tomes ese mate calentito que alegra tus mañanas, primero se necesitó un plantin de yerba muy pequeño, con semillas maduras listas para germinar. En esta primera etapa del proceso se busca lograr plantas de unos 7 centímetros de largo, que permanecerán entre 9 y 12 meses en viveros para asegurar su óptimo desarrollo.

Una vez listos para dejar el vivero, los plantines se trasladan al campo donde continúan creciendo hasta llegar a la etapa de cosecha. Aproximadamente a los 4 años la planta posee un desarrollo apto para la poda o cosecha. Abril y septiembre son los meses ideales para esta etapa.

Desde la cosecha hasta el envasado la yerba mate recibe mucho calor. Primero se la seca para lograr hojas crujientes y bajar al mínimo la humedad de las mismas, luego se la deja estacionar para finalmente pasar por una primera etapa de la molienda. A continuación se coloca la yerba en bolsas donde se la estaciona por 9 meses o más, en espacios donde sea posible controlar tanto la temperatura como la humedad.

Finalmente, se realiza una molienda final para lograr la textura deseada y determinar el blend de la misma: la proporción  de palo, polvo y  hojas
que van a definir el sabor, aroma y color de tus mates. También pueden incorporarse sabores y otras hierbas al proceso.

Al llegar al proceso de envasado, se puede apreciar que esta modalidad de tratamiento a base de calor y espera ayuda a que el resultado final sea un alimento natural, con excelentes cualidades nutricionales y sin un procesamiento excesivo.

¿Te lo esperabas? Ese mate que hoy tomás llevó meses de trabajo, por lo que lavarlo a los 20 minutos de empezado puede ser un verdadero crimen.